Paseando por Ripoll nos topamos con este interesante efecto en un panel de cobre en la fachada de una pastelería. Precioso.